• La Casa de la Misericordia se creó como institución benéfica en el año 1677 y mantuvo este uso hasta 1977
  • El ficus del jardín de la Misericordia, incluido en el Catálogo de árboles singulares, es, junto al ficus del Cementerio, uno de los más grandes de las Baleares. Sus raíces son tan largas que incluso se han llegado a localizar en excavaciones realizadas en la Rambla
  • En el lugar que hoy ocupa la Misericordia estaba el cementerio del Camp Roig, destinado a la gente pobre que moría en el Hospital General
  • La Casa de la Misericordia llegó a acoger a 2.020 personas en 1847, año de crisis y de intensa sequía. Acogía huérfanos y personas sin recursos que, por su edad avanzada o por problemas físicos, no se podían mantener. Hombres y mujeres residían en zonas separadas, subdivididas a su vez en departamentos de niños, jóvenes y mayores
  • El proyecto de la capilla de la Misericordia se atribuye a Joan Sureda, quien fue el primer arquitecto mallorquín titulado. De estilo clasicista, parece ser que se hizo seguiendo el estilo del Oratorio del Caballero de Gracia, de Madrid, projectado por Juan de Villanueva
  • En la Casa de la Misericordia existían diferentes talleres en los que trabajaban los internos y los más jóvenes aprendían un oficio. Los talleres permitían disponer de una fuente de ingresos y cubrir necesidades internas de la institución. Uno de estos talleres era la zapatería que, entre otras tareas, tenía la función de producir y arreglar los zapatos de las personas asiladas (Fullana, P. «Menors a Mallorca en perspectiva històrica (1796-1975)». Alimara Revista de treball social (desembre de 2008, núm. 51). Se conservan algunas herramientas y hormas de zapatos que pertenecieron a este taller

La Misericòrdia
Folleto La casa de La Misericòrdia