La Red de Bibliotecas de Mallorca tiene el origen en 1985, cuando el Pleno del Consejo de Mallorca, de día 3 de junio, aprobó el Reglamento y el convenio del Centro Coordinador de Bibliotecas del Consejo Insular de Mallorca.
El año anterior, el Gobierno balear había transferido las competencias bibliotecarias a los consejos insulares, que por su parte,  ofrecieron a los municipios isleños formalizar este nuevo convenio, incluyéndo los municipios de las once bibliotecas que formaban parte del Centro coordinador de bibliotecas de la comunidad autónoma de las Islas Baleares, que dependía del Consejo General Interinsular.
De entonces, se han incorporado en la Red las bibliotecas que se han creado hasta llegar a formar parte casi la totalidad de las bibliotecas públicas de los municipios isleños, con excepción de la Red de bibliotecas del Ayuntamiento de Palma, la Biblioteca Pública del Estado de Can Sales, en  Palma y gestionada por el Gobierno de las Illes Balears, y las bibliotecas de Alcúdia, Costitx, Deià, Escorca y Estellencs.
Actualmente esta Red está integrada por 70 bibliotecas, todas municipales, más la Biblioteca de Cultura Artesana, plenamente integradas en la vida cultural de los municipios, y son un eje esencial para la participación de la ciudadanía.

Estas bibliotecas públicas tratan de satisfacer las necesidades de información, formación, cultura y ocio de todos los habitantes -sin ningún tipo de discriminación-, en todos los formatos posibles, destacando la incorporación de las nuevas tecnologías: Internet y los soportes diferentes al papel.
Además el Consejo facilita fondos bibliográficos adaptados a las necesidades específicas de los usuarios de las bibliotecas. Estos fondos se complementan con las colecciones locales, las cuales son esenciales para conocer la historia y vida de los municipios.
Cabe destacar la transformación que están viviendo las bibliotecas en los últimos años, cada vez más usan las posibilidades que ofrece Internet para acercar todos sus servicios a la ciudadanía. Muchas bibliotecas difunden su información, y facilitan la participación de los usuarios, con las herramientas 2.0, traspasando las fronteras físicas de los propios locales.
Las bibliotecas tratan de mantener sus instalaciones en las mejores condiciones posibles para ofrecer los mejores servicios dentro de sus posibilidades y el Consejo, por su parte, las ayuda mediante la convocatoria de ayudas y subvenciones.
Aquí encontraréis fotografías de las últimas obras llevadas a cabo en los locales de las bibliotecas.